Oficial del Pentágono acusa a Cheney y Rumsfeld de conspiración en el 11-S

En medio de las crecientes dudas en todo el mundo sobre el 11-S, un oficial del Ejército acusará la Administración de Bush ante un tribunal de apelaciones el día 5 de Abril.

PRNewswire

NUEVA YORK, 23 de Marzo, 2011

Una encuesta publicada en Diciembre de 2010 realizada por el prestigioso Instituto Emnid, y publicado en la revista alemana "Welt der Wunder", reveló que el 89,5% de los alemanes no creen en la historia oficial del 9 / 11.

El tema se está calentando en EEUU también, y pronto se escuchará en el tribunal.

La especialista en inteligencia secreta, Abril Galope, estuvo en su despacho del Pentágono el día del 11S. Vio cosas muy inquietantes aquel día que no se han divulgado en los medios de comunicación.

Galop asegura que en la mañana del 11 de septiembre de 2001, recibió la orden de su supervisor de que fuese directamente al Pentágono, con su hijo de diez semanas de edad, que habitualmente dejaba en una guardería. “Sorprendentemente, mi hijo fue dado la habilitación de seguridad inmediata a su llegada”, dice la agente.

April Galope y William Rodriguez

“En el mismo instante que encendí el ordenador una enorme explosión me hizo volar de mi silla, dejándome momentáneamente inconsciente.”

Galope escapó del edificio siniestrado por el mismo agujero que se supone fue producido por el impacto del vuelo 77 de línea American Airlines. Sin embargo, Galope no vio en ningún momento rastro alguno de ningún avión. No hubo ni fuselaje, equipos del tren de aterrizaje, motores, ningún asiento ni pasajero ni maletas, nada en absoluta que implicaba un avión.

El reloj de Galope, y todos los relojes de su sección del Pentágono, se habían detenido a las 9:30-9:31 horas, aproximadamente siete minutos antes de que ocurrió la explosión o impacto a las 9:38.

El informe oficial publicado por la Comisión del Congreso para el 11-S
revela que "a partir de las 9:18, los centros de control aéreo, (FAA) en Indianápolis, Cleveland y Washington eran conscientes de que el vuelo 77 había desaparecido y que dos aviones ya se habían estrellado contra el World Trade Center."

¿Por qué entonces no hubo defensas antiaéreas ni advertencias?, Galope pregunta. ¿O una alarma en el Pentágono?

Galope fue ordenado a no contar su historia en público. Recibió un correo electrónico de un reportero de la cadena Fox, de que el Pentágono lo hizo imposible que la entrevistara. Ahora, Galope cree que los funcionarios de la Administración Bush conspiraron tanto en el ataque al Pentágono como en la destrucción de las Torres Gemelas y el enorme Edificio 7, del World Trade Center

El caso de Galope contra Cheney, Rumsfeld y Myers se presentará ante el Tribunal Federal de Apelaciones del 2do Circuito, el 5 de abril de 2011, a las 11 horas, en el Palacio de Justicia Federal en New Haven, Connecticut, a cien kilómetros al norte de Nueva York.

El caso de Galope se basa en todos los medios de prueba admisibles en los tribunales, como la evidencia científica publicada por científicos que demuestran residuos de explosivos encontrados en los escombros después de los ataques. El principal intención de Galope es la de establecer que la hipótesis del gobierno - que los edificios se derrumbaron debido a un incendio en combinación con los impactos de avión - es científicamente insostenible.

Según Galope, a través de pruebas fotográficas y otras físicas, así como los testimonios de una multitud de sobrevivientes civiles y militares, demostrará que si el ataque al Pentágono hubiese ocurrido tal como lo cuenta el gobierno, no hubiera sido posible que ella lo sobreviviera.

El juez federal alemán, Deiter Dieseroth, declaró en diciembre de 2009 que:

"Ningún tribunal independiente ha aplicado los procedimientos legales para poder revisar la evidencia disponible acerca de quién fue el responsable de los ataques."

También, decretó el juez alemán que, "No es aceptable que un Estado de derecho declare la guerra, bombardee y ocupe a otro país, debido a sospechosos que no se identifican”.

Dieseroth también dijo que, "EEUU debe demostrar que Bin Laden fue el responsable por los ataques, sin embargo, el FBI admite que no tiene pruebas admisibles para un tribunal al efecto y que Bin Laden no está acusado oficialmente por el 11$ sino por otros crímenes”.

Las consecuencias potenciales de este caso son enormes. Incluida está la posibilidad de una transformación de la historia y de la interpretación del mundo actual, por no mencionar las consecuencias de la relación de los ciudadanos estadounidenses con su gobierno.

Contacto de prensa:
centerfor911justice.org
William Veale, centerfor911justice@gmail.com

traducido por Greg Grisham
investigar11s.org

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada