Científicos "crean" animales con partes humanas

No es una metáfora: ovejas, cerdos o ratones con corazón o partes del cerebro de hombres; la ciencia juega a la bioingeniería pero, ¿acaso coquetea con Frankenstein?

En una granja a las afueras de la ciudad de apostadores de Reno, Nevada, un rebaño de 50 malolientes ovejas pastan tranquilamente sin saber que son parte humanos y llevan hígados, corazones y partes del cerebro de seres humanos.

Mientras tanto, de forma imperturbable, los investigadores de la Universidad de Nevada-Reno hablan de sus planes para eutanizar a una de las ovejas embarazadas para examinar las células humanas que le inyectaron al cerebro del feto un mes atrás.

Aunque este tipo de prácticas –que hace híbridos humanos-animales- parecerían poco éticas para algunas personas, entran perfectamente dentro la normatividad, es más, son promovidas para de esta forma probar fármacos experimentales y terapias de reemplazo de tejido antes de hacerlo en humanos.

Desde hace mucho tiempo los doctores ya han inyectado válvulas de cerdos en corazones humanos y células humanas a animales de laboratorio.

Pero ahora la mezcla biológica ha evolucionado a un nivel que recuerda las químeras griegas.

En los últimos dos años científicos han creado cerdos con sangre humana, fusionado huevos de conejo con ADN humano e inyectado células madre humanas para hacer que los ratones paralizados vuelvan a caminar.

La preocupación que surge entre los opositores, es cómo saber que la mente humana (o el alma) no quedará atrapada en el cerebro de una oveja, por ejemplo. Ya que aunque improbable, no se sabe bien dónde se ubica y como surge la conciencia humana.

En enero, la Universidad de Stanford apoyó una propuesta para crear ratones con cerebros casi completamente hechos de células de cerebro humano, buscando obtener información de cómo se desarrolla el cerebro humano y como se generan enfermedades como el Parkinson.

Se busca, también, cultivar órganos humanos en ovejas que puedan luego ser usados por seres humanos.

Por el momento se ha prohibido, acaso con un temor regresivo darwiniano, biocombinar monos con seres humanos.

¿Sólo queda preguntarnos en que soñarán las ovejas mitad humanas? ¿En ovejas como nubes o en hipnóticos hombres albinos?

MSNBC

Fuente: Pijamasurf


Nota dezpierta: ¿Puede haber mayor aberración que ésta? Los seres humanos jugando a ser dioses con la burda excusa de la búsqueda de la mejora sanitaria, cuando sabemos que ellos mismos nos enferman para luego ofrecernos la solución.

Que triste. Si surgen dudas del tipo: ¿Sería lo mismo implantar una pata de cerdo a un humano que implantar un brazo humano a un cerdo?, ¿Dónde reside la humanidad?, si se consiguiera implantar un cerebro humano en un perro... éste ¿dejaría de ser perro y se convertiría en un hombre perro o tal vez sería perro hombre?

Si estamos llegando a plantearnos el límite al que podemos llegar para no encerrar a lo humano en lo animal... es que ya hemos llegado demasiado lejos.

Dios no aprueba el juego de las mezclas genéticas. Eso es ir contra Su Creación.

"Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón. Y dijo Jehová: Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos hecho". (Génesis 6:5-7)

Jesús vuelve muy pronto.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada