Histórico preacuerdo entre Israel y el Vaticano

Avances en las conversaciones entre Israel y el Vaticano sobre un acuerdo histórico sobre asuntos económicos y financieros. Los entendimientos se alcanzaron en un encuentro mantenido el fin de semana pasado entre el ministro de relaciones exteriores de Israel, Danny Ayalon, y el el vice canciller del Vaticano.


Tras 18 años de duras negociaciones, las partes alcanzaron un avance de un acuerdo histórico sobre asuntos económicos y financieros. Además, la Iglesia Católica aceptó renunciar a su demanda de recibir la soberanía sobre el Cenáculo (el lugar donde se llevó a cabo "La última cena") en el Monte Zion.

Según ha informado la Agencia Judia de Noticias (AJN) la Iglesia Católica aceptó renunciar a su demanda de recibir la soberanía sobre el Cenáculo (el lugar donde se llevó a cabo "La última cena") en el Monte Zion de Jerusalem. A cambio, Israel aceptó considerar entregarle a la iglesia acceso al lugar e incluso considerar una opción de alquiler.

También se acordó que el Vaticano comenzará a pagar un impuesto a la propiedad reducido por sus activos en Israel. Los lados informaron que ambos funcionarios habían alcanzado un acuerdo de avance que comenzará a implementarse para finalizar las negociaciones del acuerdo.

Fuente

Nota dezpierta: Coloco esta noticia, gracias al aviso de uno de los anónimos lectores del blog. La verdad es que son cada vez más los pasos que se dan para el acercamiento de Israel con el Vaticano. Ya que como decía Ratzinger, el pueblo judío son los hermanos mayores del cristianismo.

Y no es que yo tenga manía a una religión en especial, pero es una verdadera pena que aquellos a quienes el papa llama hermanos mayores sean negadores de Jesús, es decir anticristos. Y es que al Vaticano nunca le ha importado relacionarse con quien sea, por muy satánica que sea la conducta de su interlocutor, si es que se puede sacar algo de esta relación.

Como dijo Albert Pike, el objetivo de una posible futura tercera guerra mundial es la destrucción mutua del sionismo (nación israelí) y del mundo islámico. Porque pensemos un poco... ¿para qué quiere Israel el lugar donde Jesús y sus discípulos celebraron la última cena, si ellos no creen en Jesús? Para sacar dinero.

Y entonces, ¿para qué quiere el Vaticano ese lugar? Para sacar dinero.

Y ¿quién obtendrá más dinero?, ¿el que dice que Jesús era un impostor o el que lleva siglos utilizándolo para sacar dinero? Evidentemente el que tiene experiencia en explotar la figura de Jesús y de sus discípulos. De esa manera ambos ganan, el que alquila y el que sabe sacar partido del alquiler.

Pero ¿es la finalidad del Vaticano conformarse con el Cenáculo y ya está? Habría que examinar las razones por las cuales se le cedió la región de Palestina al sionismo internacional, obviando la costosa excusa que generaron con el Holocausto nazi claro. Y es que supongo que enfrentarse a un bloque islámico no es lo mismo que crear división en la región, con un Israel atiborrado de bombas nucleares y algunos países vecinos que le apoyan.

Pero la cuestión es que históricamente esa zona y, para más puntería, Jerusalén y, apurando más, la explanada del templo, es el lugar en el cual Dios residió por un tiempo, cuando Salomón construyó el templo, es el lugar más codiciado por la religión y tanto judíos, como musulmanes, como cristianos, quieren ver ahí su casa de oración.

Sinceramente, creo que el objetivo de esta próxima guerra es el control de Jerusalén y no me gustaría equivocarme, pero creo que se construirá el templo de la nueva religión global en la explanada del templo o de las mezquitas, como la llama el mundo árabe.

¿Acuerdo histórico? No creo. Disimulo histórico diría yo, porque veremos a ver lo que queda de Israel después de esta próxima guerra, si la hay.

Bendiciones.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada