Cuestionar a la autoridad es una enfermedad, según industria psiquiátrica

La Asociación Psiquiátrica Americana considera un trastorno mental el pensamiento desafíante, algo conveniente para mantener una sociedad de personas (o autómatas) conformes con la normalidad, lo que sea que eso sea.


Pensar distinto a los patrones dominantes de la sociedad, lo que en ocasiones se llama el libre pensamiento, es una enfermedad mental según la nueva edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Psiquiátrica Americana. Este manual identifica una nueva enfermedad que llama "tratorno de desafío oposicional" (ODD, en inglés) y la define como "un patrón constante de comportamiento desobediente, hostil y desafiante" con síntomas que incluyen cuestionar la autoridad, actitud desafíante, argumentatividad, y molestarse fácilmente.

Este manual es usado por los doctores para definir enfermedades mentales y cada edición aumenta de forma notable el número de enfermedades mentales, por lo cual se cuestiona si nos estamos trastornando mentalmente cada vez más o es más difícil estar mentalmente saludable. Los doctores dicen que se debe a que actualmente se puede identificar con mayor facilidad estos trastornos, lo cual también significa que se puede medicar a más personas y recluirlas en instituciones mentales.

El manual recientemente ha identificado como enfermedades la arrogancia, el narcisimo, la creatividad fuera del promedio, el cinismo, y el comportamiento antisocial. En el pasado sólo eran rasgos de la personalidad, pero ahora ya son enfermedades tratabales.

En los últimos 50 años se ha ido de 130 enfermedades mentales a 357. Muchas de estas afectan a los niños, por lo cual se les dosfica con altas dosis de fármacos. Se ha especulado que si Mozart naciera hoy se le diagnosticaría déficit de atención y sería medicado hacia la normalidad, desperdiciando su genialidad natural. ¿Cuántos niños brillantes, de una sensibilidad diferente, han sido acondicionados a la normalidad?

Esta nueva enfermedad que ve como un trastorno el pensamiento desafíante, puede ser usada hasta de forma política, como un método de legislar qué es valido pensar dentro de una sociedad automatizada e impedir la generación y comunicación del pensamiento disconforme con los valores de la sociedad.

Fuente

Nota dezpierta: Espeluznante noticia que nos coloca, a la mayoría de los asiduos a blogs como este, en una habitación acolchadita y una camisita de fuerza.

Queridos amigos, os recomiendo el visionado del documental "Psiquiatría: Industria de la muerte". En él podemos ver como el tema de la salud mental ha sido manipulado de tal manera que es un instrumento político, religioso, científico y sobretodo que permite a las farmacéuticas ganar mucho dinero.

Ratones de laboratorio es lo que somos todos para nuestros gobernantes y para las empresas multinacionales.

En el documental se describe como se utilizó la psiquiatría para internar en manicomios a muchos de los opositores políticos de múltiples dictaduras a lo largo y ancho del Globo.

Hace no mucho se dijo que los librepensadores eran terroristas en potencia y ahora que son desequilibrados mentales. Un cócktel más que peligroso.

¿Alguien duda, todavía, de que el Nuevo Orden Mundial está preparando los mecanismos necesarios para liquidar a todo aquel que no se arrodille ante el sistema Bestial que instaurarán?

Pero no debemos temer, porque Dios estará a nuestro lado, porque nos sostendrá en la dificultad y nos fortalecerá en la debilidad. Llega un tiempo extremadamente angustioso, pero también muy corto.

Jesús vuelve pronto. Maranatha.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada