Si la élite promueve el evolucionismo y por tanto boicotean al cristianismo, ¿por qué los "despiertos" lo rechazan?

De Darwin a Rockefeller

Autor: David del Fresno

Dentro de los dogmas de fe más contundentes de nuestra moderna sociedad del conocimiento, el primer mandamiento es, por extraño que parezca, la concepción del desarrollo humano como el enemigo potencial de todos los animales (incluido el hombre), de todas las plantas y, en definitiva, de todo el planeta.

Esto no es algo nuevo: se trata de un proceso intelectual que hunde sus raíces en los albores del siglo XX; un proceso muy similar al que ahora sucede con el polémico uso de las llamadas “células madre”, por aquel entonces empezaba a circular en los ámbitos intelectuales, científicos, académicos y políticos occidentales la concepción del hombre como mero animal, despojado de la dignidad que le es intrínseca, y que le sitúa por encima del resto de los animales.

Por sorprendente que nos pueda parecer, entre las personas famosas que apoyaban estas ideas figuraban:
El dramaturgo George Bernard Shaw, el inventor del teléfono Alexander Graham Bell, el novelista y autor de “La Guerra de los Mundos” H.G. Wells, el fundador de la universidad que lleva su nombre Lelan Stanford, la fundadora de la entidad abortista “Planned Parenthood” (Paternidad Planificada) Margaret Sanger, así como varios ganadores del Premio Nobel.

Varios estados de Norteamérica aprobaban por aquel entonces diversas leyes que promovían la eugenesia (es decir, la eliminación, mediante la esterilización forzosa, de las razas inferiores). Esos esfuerzos legislativos no hubieran podido prosperar de no ser por el apoyo explícito de tres importantes entidades académicas y científicas norteamericanas:

darwin La Academia Nacional de Ciencias (National Academy of Sciences), la Asociación Médica Americana (American Medical Association) y el Consejo Nacional de Investigación.

Ahora bien: ¿quién financiaba y dirigía esas entidades científicas? Pues nada menos que las fundaciones Carnegie y Rockefeller, de manera preferente. Bajo la tutela y promoción directa de estas dos fundaciones, las teorías eugenésicas pronto fueron aceptadas en Europa y más concretamente en Alemania, siendo financiadas hasta 1939, pocos meses antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial. Los eugenistas alemanes llegaron a progresar tanto que, a partir de 1920, el liderazgo mundial del movimiento pro eugenesia correspondió por completo al Gobierno de Alemania.

Después de la derrota nazi, los eugenistas desaparecieron, pero sólo aparentemente: en realidad tan sólo habían cambiado su denominación, comenzando ellos mismos a denominarse “Darwinistas Sociales” en honor y memoria de Charles Darwin. Este había hallado una explicación que, según él, probaba la existencia de la evolución como una ley natural. La llamó la “supervivencia de los más aptos”. Sin embargo, la explicación darwiniana se basaba en una falacia lógica llamada razonamiento circular: “¿Quiénes son los más aptos? Los que sobreviven. Y, ¿quiénes son los que sobreviven? Los más aptos”.

A pesar de esta falacia evidente, el principio darwinista pronto generó toda una estructura ideológica que le vino como caído del cielo al clan Rockefeller, que halló en la fórmula darwinista de la supervivencia de los más aptos la justificación moral que necesitaba para llevar a cabo sus actividades encaminadas a eliminar la competencia.

Los Rockefeller y sus socios de la banca internacional aunaron su poder y sus fortunas con el propósito de promover el darwinismo y otras ideologías similares, y a tal fin crearon dos organizaciones que les servirían como centro de mando para coordinar sus esfuerzos en América y Europa: el Council of Foreign Affairs (Nueva York) y el Royal Institute for International Affairs (Londres)

cruxetgladius2

Ambas organizaciones integradas al parecer en otra estructura más antigua y denominada “El Grupo de la Tabla Redonda” (The Round Table Group) de tradición masónica según algunos afamados analistas.

Por extraño que pueda parecer, las organizaciones filantrópicas que dependen del clan Rockefeller están fundamentadas en un mismo propósito: Un somero estudio de hacia dónde canalizan sus fondos evidencia que la mayor parte de sus esfuerzos está dedicada a financiar a terceras organizaciones cuyo fin tanto directo como indirecto o encubierto, es el control del crecimiento de la población. No en vano, en un estudio publicado por el Club de Roma (una de las muchas organizaciones vinculadas a los Rockefeller) se afirma explícitamente esto que transcribimos a continuación:
“Si la lucha contra un nuevo enemigo nos une, hemos concebido la idea de que la contaminación, el calentamiento global, la escasez de agua y el hambre, son el enemigo perfecto. Y todos esos peligros son causados por la intervención humana. Por tanto, el verdadero enemigo es la propia humanidad.”.

Para llevar a cabo su plan de reducción de la población mundial, los Rockefeller y sus socios parten de esta idea madre:
“Mejor que hacer uso de un proceso violento que pueda antojarse inaceptable y generar una rebelión incontrolable, es mejor hacer uso de un proceso gradual, presentándolo de una manera tan atractiva que lo haga aceptable para la mayoría de la población”.

Dos objetivos principales
1º) La reducción drástica de la población
2º) La reducción de los niveles de consumo a niveles preindustriales

Se hace evidente por qué todos los grandes temas promovidos por los Rockefeller a partir de 1960 conducen de una u otra forma a lograr ese resultado. A saber:
a) La legalización del aborto y de los anticonceptivos
b) La promoción y difusión de la ideología de género
c) La financiación de los grupos ecologistas-humanófobos

No obstante, después de haber dedicado sus esfuerzos y su dinero a tal fin durante largas décadas, los Rockefeller y sus socios han acabado concluyendo que el crecimiento de la población del planeta es incontrolable, a no ser que se tomen medidas drásticas para detenerlo. Y la única forma de lograrlo pasa por la implantación de un sistema político y económico de alcance global que han convenido en denominar como “New World Order”, esto es, Nuevo Orden Mundial.

Sus promotores parten de las siguientes premisas:
1º) El sistema político democrático está agotado
2º) El sistema económico capitalista está agotado
3º) El cristianismo es el mayor obstáculo para la implantación de una nueva y necesaria “mentalidad ecológica universal”.

Es por esto por lo que cada vez se van percibiendo más síntomas de que existe un proceso intelectual diseñado para destruir el cristianismo y sustituirlo por un nuevo sistema ético universal que consagre la ecología como la nueva religión universal.

¿Se entiende entonces el por qué del auge del Gnosticismo y de las creencias de los masones, así como del éxito de las novelas, comics y dibujos animados en los que se exalta la veneración de la madre naturaleza como fundamento de la verdad y del bien?

Todo ello forma parte -en nuestra opinión- de un proceso que no es casual, y que creemos contribuye a inocular en las impresionables mentes menos formadas una aceptación, tan favorable como inadvertida, de todo un sistema de creencias y valores trufado de relativismo, ecologismo panteísta, ocultismo, magia… Desde luego, nada que tenga que ver con la promoción y defensa de la vida humana, la familia, y la dignidad del ser humano. ¿A quién puede beneficiar todo este proceso? Será parte de otro análisis que desvelaremos más adelante.

Artículo completo

Nota dezpierta: Vamos a plantear una cuestión de lógica: Alguien muy poderoso, que ha dedicado su vida a obtener poder y a desarrollar una agenda encubierta para la dominación del mundo, ha manipulado el funcionamiento del sistema, ha conspirado contra pueblos y gobiernos, ha tergiversado la historia y ha ocultado información trascendental para la humanidad.

Conocemos que esa persona y su grupo de colaboradores y amigos han implementado e introducido en la sociedad una teoría y la han establecido como dogma de fé. El propósito de esta teoría sería establecer la concepción de que hay humanos más evolucionados que otros, por tanto superiores. Y esos seres superiores tendrían el dominio sobre el resto.

Para poder afianzar en las mentes esa teoría, deben hacer desaparecer a Jesucristo de la escena y por consiguiente a Dios, ya que para Dios todos los seres humanos somos iguales.

¿Como pueden todos aquellos que luchan contra estos mamarrachos, caer en la mayor trampa que éstos han creado? ¿Como es posible que sabiendo que todos sus movimientos son por puro interés egoísta, que han sido ellos los que tratan de borrar a Dios y a Cristo de la historia, muchos caigan en esta trampa?

¿Si es evidente que ellos, que son supuestamente los que saben la verdad y la ocultan, practican la masonería, la teosofía y el ocultismo?, ¿acaso lo hacen sin saber lo que hacen?, ¿acaso no rinden culto a Molock (Satanás) en el Bohemian Club?, ¿creéis que si creyeran en la evolución y no en lo espiritual, perderían su tiempo en adorar a una estátua?

Por otro lado tendríamos a la Iglesia católica que ha conseguido que millones de personas durante varias generaciones hayan dejado de creer en Dios, por su afán monetario y de poder, por todas sus mentiras, amenazas, asesinatos y coacciones. ¿Creeis que ha afectado a la Iglesia Católica esta teoría? NO, no ha afectado al catolicismo, porque ellos, que están en ese grupo manipulativo, han sabido adpatarse y mezclarse de tal manera que han fusionado esa teoría de la evolución y su religión. Dios puso el origen y después la evolución hizo el resto: esto es ANTIBÍBLICO.

La Iglesia católica no necesita que creas en Dios, lo único que quiere es que cada uno de los humanos de este planeta les rinda pleitesía, les sirva y les dé su dinero. A ellos no les importa que creas en Dios o no, mientras bautices a tus hijos, les lleves a hacer la comunión, te cases en sus iglesias y todos los años les pagues misas a tus muertos para que salgan del purgatorio, por si acaso están allí. Porque aunque no lo sientas, si te conviertes en un católico social, al fin y al cabo, bailas al ritmo que ellos marcan y cuando ellos dictaminen cualquier dogma, a ti no te importará cumplir con él, porque estarás acostumbrado a cumplir sin creer. En definitiva eso es control. Muchos no saben bien si creen en Dios pero obedecen a la iglesia por miedo al infierno.

En definitiva, debemos saber extraernos del vagaje de tantos siglos de falso cristianismo católico, y mirar el cristianismo como algo posiblemente auténtico, no desecharlo porque nos han contado que Dios no existe. Piénsalo bien. Aquellos que anhelan el poder necesitan que tú no creas en Dios, porque eso te hará invencible.

Que Dios te bendiga.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

confundes a Dios con Jesus son diferentes padre e hijo.

Dezpierta dijo...

Argumenta tu acusación, por favor.

De todas formas, tengo claro que Dios Padre y Dios Hijo son dos personas distintas, pero ambas son Dios.

Si miras en cualquier Biblia, excepto en la Biblia del Nuevo Mundo de los Testigos de Jehová, verás en Juan 1:1 que dice:

"En el Principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios y el Verbo era Dios".

Jesús es ese Verbo, estaba con el Padre y al mismo tiempo era Dios.

Creo que no confundo al Padre y al Hijo.

Que Ambos te bendigan.

Publicar un comentario en la entrada