Derrame en el Golfo de México: el nuevo 11-S

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha afirmado ayer que el desastre ecológico en el golfo de México tendrá un impacto similar en el país al que supuso el 11-S, en el sentido de que marcará un antes y un después en la forma de pensar de los norteamericanos, en este caso en lo que se refiere al medio ambiente.

El mandatario ha señalado que, de la misma manera que los atentados del 11 de septiembre de 2001 destaparon las "vulnerabilidades" del sistema y modificaron la política exterior de la Casa Blanca, "el desastre [del golfo de México] va a cambiar nuestra forma de pensar sobre el medio ambiente y la energía en los años venideros". A este respecto, Obama se ha comprometido a tomar "un camino valiente" que permita "una clase de política energética con visión de futuro, orientada hacia el mismo, que es vital y que hace falta desde hace mucho tiempo". El presidente de EE UU ha hecho estas declaraciones el mismo día en el que visita por cuarta vez al área costera afectada por el vertido.

Al final de este viaje, de dos días, por Misisipi, Alabama y Florida, Obama ofrecerá hoy por la noche un mensaje televisado a la nación, en horario de máxima audiencia, para explicar sus medidas para paliar la catástrofe. Mañana se reunirá en la Casa Blanca con el presidente de BP, Carl Hanric Svanberg, para exigirle la creación de un fondo especial para las compensaciones e indemnizaciones a los afectados.

"Uno de mis mayores retos es que logremos extraer las lecciones correctas de este desastre", ha subrayado Obama, y ha añadido que, si bien no puede predecir si EE UU será capaz de cambiar el modelo económico basado en el petróleo en los próximos años, "lo que toca ahora es empezar a hacer esa transición". "No sé qué nuevas fuentes de energía podremos explotar, qué tecnologías podrían hacer bajar el precio de las energías renovables", ha afirmado, para agregar: "lo que sí podemos saber es que los combustibles fósiles se agotan; que cada vez será más caro acceder a ellos; y que van a suponer un coste medioambiental para nuestros hijos, para nuestros nietos; y nuestros bisnietos tendrán que encarar el problema".
Fuente

Nota dezpierta: Asistimos, de nuevo, a un atentado de falsa bandera, una catástrofe premeditada y con un fin muy bien marcado: cambiar radicalmente, de nuevo, a golpe de shock, la mentalidad de la humanidad.

Para los que creen en que las coincidencias y las casualidades existen lean aquí. Goldman Sachs vendió el 43,7 % de sus acciones de BP tres semanas antes del desastre.

El petróleo lleva ya bastante tiempo agotándose ¿Por qué aprovecha Obama esta catástrofe para decir que el combustible fósil se está agotando?, ¿Acaso se está acabando el petróleo por este tipo de derrames?

Lo cierto es que, conforme avanzamos, las piezas del puzle encajan a la perfección. Hace unos días enlacé un documental sobre el Peach Oil en el que se decía exáctamente lo que Obama ha dicho: que el petróleo se está agotando.

Si analizamos la estrategia de la élite primero atacaron al aspecto político mundial, a la diplomacia, a las fronteras, a la política exterior e interior de los países, con los ataques del 11-S, 11-M y 7-J entre otros muchos.

Más tarde han atacado y aún lo hacen, al aspecto económico del mundo, con la gran crisis mundial que han generado.

Y ahora están atacando al aspecto ético y moral de la humanidad. Acusándo al ser humano de provocar la destrucción del planeta, para implantar medidas para dominar las conciencias de la gente con la excusa de salvar a la Tierra.

Pero lo importante de todo esto es que forma parte de la agenda para instaurar plenamente el Nuevo Orden Mundial en el que no importará tu religión, porque siempre tendrá que estar por debajo de la Religión Mundial de adoración a la Tierra. Es decir, podrás creer lo que quieras, siempre que no vaya en contra de los principios de la nueva Religión satánica en la que Yahvé y Jesucristo serán los grandes olvidados, una religión en la que el dios es la Tierra y el hombre.

Os animo a visitar el artículo de alas97, en el que hace un análisis mucho más profundo e intenso del problema.

Por cierto los muertos en la "explosión accidental" fueron 11. ¿Otra casualidad o tal vez su firma?

Que Dios os bendiga.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada