Fidel Castro y el efecto péndulo

El ex presidente de Cuba Fidel Castro admitió que él es el responsable último de la persecución que sufrieron personas homosexuales en la isla a comienzos de la Revolución, en la segunda parte de una entrevista que publica este martes el diario mexicano La Jornada.

Según Castro, la persecución de homosexuales ocurrió en momentos de "una gran injusticia" y reconoció que desde el poder él no le prestó "suficiente atención" a aquel hecho.
Castro, quien reconoció que, en lo personal, no tiene esos prejuicios que se le podrían atribuir por un hecho así.

También recuerda Castro que los atentados que sufrió en los primeros compases de la Revolución le turbaron "tremendamente" y complicaron algunas de sus decisiones. "La guerra contra los yanquis, el asunto de las armas y, casi simultáneamente a ellos, los atentados contra mi persona", recuerda.

"Escapar a la Agencia Central de Inteligencia (CIA, siglas en inglés), que compraba tantos traidores, a veces entre la misma gente de uno, no era cosa sencilla. Pero, en fin, si hay que asumir responsabilidad, asumo la mía. Yo no voy a echarle la culpa a otros", agregó.

La Jornada recuerda que desde los años 90 la homosexualidad está despenalizada en Cuba, y desde 2008 es posible beneficiarse de operaciones gratuitas de cambio de sexo en la isla.

Nota dezpierta: Como todo régimen totalitario del siglo XX, el régimen cubano persiguió a los homosexuales con implacabilidad y fuerza. Lo que posiblemente generaría, como en el resto del mundo, una represión sexual que serviría a la agenda satánica global para crear el efecto péndulo necesario para que hoy exista el libertinaje heterosexual, bisexual, transexual y homosexual que existe hoy día.

Podríamos definir el efecto péndulo como un procedimiento en el que se manipula a la sociedad para que elija o apoye una agenda determinada. Por ejemplo: Si tenemos un gobierno democrático de izquierdas durante 8 o 12 años que lógicamente termina cometiendo errores y lleno de corrupción, lógicamente la sociedad querrá ir huyendo hacia el otro extremo político de derechas. Si tenemos represión sexual iremos hacia el libertinaje. Si tenemos una sociedad totalmente atea, dependiente de la ciencia, que no cree en lo sobrenatural, el efecto péndulo terminará llevando a la sociedad hacia otro lugar de creencias en lo sobrenatural, en Dios o misitcismo.

Lo interesante de este efecto péndulo es que se puede dirigir a la sociedad hacia el extremo que los que estiran del péndulo deseen. Digamos que cuanto más tensa este la cuerdecita del péndulo más intensa será la sacudida hacia el lado contrario y por supuesto, el péndulo irá justo en la dirección contraria de la que se está tirando.

Ejemplo claro de la dirección que se pretendía tomar en Cuba con la represión sexual, es que desde 2008 las operaciones de cambio de sexo son gratuitas, ¿puede haber algo más antagónico que esto?

Si tenemos una sociedad atea que seguramente volverá a ser una sociedad creyente (viendo que el ateísmo no soluciona las cosas, que no otorga felicidad, ni paz, ni amor, en términos generales, puesto que convierte a los seres humanos en animales con conciencia) aquellos que tiraron del péndulo hacia el ateísmo, han llenado el campo de teologías, misticismo, espiritismo, etc. para que cuando el mundo vuelva a buscar el camino de lo sobrenatural, o el camino de Dios, o de la esperanza basada en algo más que lo puramente físico, se encuentren por el camino con todas esas filosofías místicas y paganas de la "nueva era" como el budismo, la meditación trascendental, la reencarnación...

Con la sexualidad, como con la religión, como con la política, etc. la represión lleva al extremo del libertinaje, la ortodoxia extrema lleva a la heterodoxia, el conservadurismo lleva al liberalismo y todo esto siempre controlado por la élite.

Que Dios os bendiga.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿O sea, la homosexualidad es buena o mala?

Dezpierta dijo...

Estimado anónimo, la Biblia es clara: no es que la tendencia homosexual sea mala, sino que lo es la práctica homosexual, es decir, un homosexual no peca si no tiene relaciones sexuales homosexuales, al igual que un heterosexual peca si tiene relaciones sexuales con alguien que no es su esposa.

Dios no es caprichoso ni nos manda que obedezcamos reglas que no tienen razón de ser.

El ser humano fue creado hombre y mujer ¿que habría pasado si los hombres y las mujeres hubieran empezado a tener relaciones homosexuales y hubieran descuidado la familia? Que hoy, tú y yo, posiblemente no estaríamos aquí.

El sexo fue creado para la intimidad matrimonial, para el disfrute en pareja, pero también para la perpetuación humana. En las relaciones homosexuales no existe la reproducción, por lo tanto son infértiles, por no hablar de incompatibles.

Dios te bendiga.

Publicar un comentario en la entrada