El Espíritu de Dios se retira, los animales atacan


Una orca del parque acuático SeaWorld, en el centro de Florida, mató, el 24 de Febrero, a la entrenadora Dawn Brancheau, luego de que, según un administrador del lugar, la mujer resbaló y cayó al agua. 

Sin embargo, informes de prensa basados en declaraciones de personas que observaron el suceso, señalaron que la orca, del estadio Shamu del parque acuático, tomó a la mujer por la cintura, la azotó y la llevó bajo el agua. “La entrenadora murió justo antes del inicio de un espectáculo”, dijo el periódico Orlando Sentinel en su sitio de internet.


Cuando aún resuena la polémica que se pudo ver en todos los medios de comunicación en el mundo por la muerte de una entrenadora provocada por una orca en SeaWorld de Orlando, en el acuario del zoo de Adelaida se vivieron momentos de pánico cuando un león marino atacó a su cuidador. 

El león marino le produjo a su cuidador un corte profundo en su antebrazo después de que su compañera fuera trasladada a otro recinto en el zoológico de Adelaida, en Australia.

"No es su culpa, hace lo que le sale naturalmente", dijo hoy el jefe del zoológico, Chris West.
"En su hábitat natural, en una playa, si estuviera protegiendo a una hembra habría arremetido contra otros leones marinos machos. Eso es lo que hacen".
Fuente

Un niño murió al ser atacado por un puma en un zoológico de la ciudad peruana de Abancay, (sudeste), informó este martes una fuente hospitalaria.

"El niño falleció desangrado a raíz de mordeduras que le hizo en el brazo derecho el animal", dijo a la AFP el médico Lenin Heredia, desde el hospital de Abancay, (970 km al sudeste de Lima).

El ataque se produjo el domingo en el zoológico ecológico Taraccasa donde Joseph Obregón, de 7 años y su familia llegaron a pasar un día de campo.

El felino se abalanzó contra el menor al momento en que éste se acercó demasiado a la jaula y le devoró parte del brazo derecho, indicó Heredia.

El pequeño falleció horas después tras perder abundante sangre y sufrir un paro cardíaco en el hospital.

Fuente

Nota dezpierta: La Tierra convulsiona como si de un moribundo se tratase, terremotos por doquier nos anuncian que algo importante está por pasar, miles de personas muriendo porque el planeta tiembla y ruge, tormentas donde nunca llovió (al menos con tanta intensidad), sequía donde nunca hubo, deshielos, tormentas de nieve, tsunamis, ciclones... 

Pero no por el calentamiento global antropogenético (es decir producido por el conjunto de la humanidad) sino por el pecado y el egoísmo del ser humano. Nos separamos hace miles de años de nuestro Creador y por ello la Tierra fue maldita, por nuestra culpa. 

Las palabras de Dios entregadas a Adán fueron:
“... maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. Espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo” Génesis 3:17-18

El pecado no solo arruinó al hombre, sino que también a la tierra. Desde ese momento comienza una larga y dolorosa enfermedad que va de mal en peor. Y ahora son los animales los que nos anuncian que ellos también están sufriendo por la separación del Creador, ellos también notan los terremotos y las catástrofes y comienzan a volverse histéricos porque quizás sienten como Satanás y sus ángeles están llegando a la culminación de su plan para la destrucción de la raza humana.

El Espíritu de Dios está abandonando la Tierra porque es tal el pecado que hay en ella que Dios no quiere coexistir con él. Y esos efectos de separación total, están empezándose a ver por doquier y con los animales no iba a ser menos.

En Génesis 9:2 dice: "El temor y el miedo de vosotros estarán sobre todo animal de la tierra, y sobre toda ave de los cielos, en todo lo que se mueva sobre la tierra, y en todos los peces del mar; en vuestra mano son entregados". 

Dios infundió temor en los animales hacia el ser humano, para que ellos no convirtieran al hombre en su presa. Si os fijáis, la mayoría de los animales salvajes huyen del hombre y sólo cuando el invade su territorio es atacado. Pero este temor, infundido por Dios, va a dejar de existir cuando Su Espíritu abandone este planeta. Todas las limitaciones que Dios a puesto a la naturaleza dejarán de existir, pero sus hijos debemos permanecer firmes en Él, porque estaremos protegidos.

Como dice Pablo, toda la creación gime por la prometida liberación del creador:
“Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza; porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios. Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora” Romanos 8:20-22

La creación esta esclava del pecado, pero la promesa divina, es que será libertada de la misma forma que los hijos de Dios. La retórica de Pablo, expresa de manera magistral aquella analogía entre la creación y una mujer encinta. Los dolores de parto van en aumento tanto en intensidad como en frecuencia, en otras palabras, la vida en este planeta se hace cada vez mas insostenible.


Es eso lo que justamente ocurre en la actualidad con nuestro planeta. El asunto del calentamiento global, la ruptura de la capa de ozono, el descontrol en la acumulación de basura o el mismo asunto de la extinción de especies marinas, nos revelan con claridad, que la creación no dá para más.

Los constantes esfuerzos para mejorar la vida en el planeta, se vuelven una tarea vana y sin resultados.
El hombre no mejorará la enfermedad del planeta porque no puede
ni quiere
Este hecho extraordinario ocurrirá en su primera parte cuando regrese nuestro Salvador y Señor Jesucristo en gloria y majestad para hacer nuevas todas las cosas, para renovar esta pútrida tierra. Entonces y solo entonces la creación dejará de gemir.
Después del milenio en el cielo, Jesús y los salvos por Su gracia bajarán a la Tierra, en la Nueva Jeusalén, y Él lo purificará todo con fuego y azufre y entonces recreará la Tierra y todo volverá a ser como si el pecado nunca hubiera existido.

Pero sin duda, el texto que precisa con mayor claridad el destino de la tierra es el siguiente:
“Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas...Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia” 2 Pedro 3:10-13
¿Podemos creer en la solución que nos plantean Al Gore y sus amigos? ¿Podemos esperar justicia en este mundo? La Biblia lo responde con absoluta claridad: ¡NO!
La tierra y toda la creación gime al igual que nosotros por la venida de Cristo. Que así sea. Amén.

Jesús viene muy pronto. Que Él nos bendiga.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Que así sea. Amén.

Anónimo dijo...

puto fanatismo religioso

Anónimo dijo...

no es x insultar a nadie ni nada pero a la gente se le va la cabeza kon el 2012 y el fin del mundo

Dezpierta dijo...

¿Me has leído escribir algo sobre 2012 en este artículo? Porque no lo he hecho.

Creo que Jesús volverá pronto, y eso no es fanatismo religioso. Simplemente es el deseo de que se cumpla una promesa hecha por Dios hace 2000 años.

Que Dios te bendiga.

Publicar un comentario en la entrada