Terrible terremoto en Nueva Zelanda

Dramáticamente habituados a que uno tras otro, se sucedan innumerables terremotos, creo que no se le ha dado al terremoto en Nueva Zelanda la atención proporcionada al desastre causado.

Y es que parece que nos estamos acostumbrando a terremotos y erupciones volcánicas. El pueblo duerme apaciblemente mientras la tierra se resquebraja y gime de dolor, las advertencias de Dios ya no alcanzan a muchos. Pronto Dios tendrá que sacudir el suelo bajo nuestros pies para que seamos conscientes del momento en que vivimos, y aún así algunos seguirán sin darse por enterados.



Que Dios os bendiga.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada