Manual de instrucciones para situaciones de pesadilla en Nueva York

Nota dezpierta: Como ya comenté en una entrada anterior (aquí), EEUU está mostrando un interés demasiado elevado por la seguridad en contra del terrorismo o las pandemias. Desde hace algo más de un año (creo), salió un portavoz de la CIA anunciando la posibilidad inevitable de un ataque para 2013 y hace unos días, ya se comenzó a hablar de alerta máxima terrorista y de que mantener la seguridad nacional es imposible (con las leyes y medios actuales, claro). Para solucionar este sinvivir amenazante creo que ya tienen pensadas algunas fórmulas...



Y es que aunque nos impactaron los terribles hechos acontecidos en 2001, los efectos de esos impactos no alcanzaron a producir la sumisión total de los ciudadanos para permitir el estado de alarma permanente, con la supresión de todas las garantías y derechos constitucionales.

Lo que se proponen ahora, como ya he dicho en otras ocasiones es elevar la psicósis hasta tal punto que nos rindamos a ellos para que hagan con nosotros a su antojo.

Os dejo con un análisis de alas97:

Nueva York está desde hace unos días más preparada para lo peor. Los responsables del sistema judicial del estado han hecho público un “manual para la salud pública del estado” que en realidad es una lista de instrucciones para jueces y miembros de los tribunales en situaciones de crisis extrema como un nuevo 11-S, un ataque bacteriológico, una epidemia o algo peor. Entre las posibles decisiones a tomar destaca qué hacer si hay más enfermos que medicamentos para salvarles la vida o si hay que aislar contra su voluntad a una persona infectada y capaz de infectar a otros.

No se trata de nuevas leyes sino de poner en claro las que hay y qué margen de maniobra dan. No siempre esto está meridianamente claro. Por ejemplo si ante una crisis sanitaria hay que racionar los medicamentos y se opta por priorizar a los más aptos para sobrevivir, aquellos que lo son menos –gente mayor o discapacitada- podrían poner un pleito por discriminación. Aunque es probable que lo perdieran porque, según subraya el manual, no sería la primera vez que el derecho individual es sacrificado al colectivo en condiciones extremas.

Confinada contra su voluntad

The New York Times sacaba a colación el ominoso caso de Mary Mallon, más conocida como María la Tifoidea. Era una inmigrante irlandesa en el Nueva York de principios del siglo veinte que se ganaba la vida como cocinera hasta que fue identificada como la portadora sana del bacilo del tifus. Contagiaba a otros sin enfermar ella. Tras una dura batalla legal Mary Mallon fue confinada contra su voluntad en una cabaña solitaria en una isla del East River. Al cabo de unos años la dejaron salir a cambio de que renunciara a volver a trabajar como cocinera. Incumplió esta promesa, y además lo hizo utilizando un nombre falso. Fue confinada de nuevo hasta su muerte, ya sin que nadie sintiera ningún remordimiento. Había hecho enfermar a 47 personas y algunas habían muerto.

Evacuaciones y toques de queda

Este sería uno de los casos más extremos que prevé el nuevo manual de salud pública del estado de Nueva York. Otros aluden al derecho de las autoridades de imponer evacuaciones y toques de queda, tomar el control de la vía pública y de los transportes y hasta utilizar la propiedad privada como refugio u hospital de campaña, lo quiera o no lo quiera el propietario. También hay normas para el racionamiento de alimentos y para el sacrificio de animales que supongan un peligro.

No es que Nueva York no haya puesto nunca a prueba su reacción frente a las emergencias. Ocurrió con el 11-S y, a otra escala, ocurrió también con la epidemia de gripe A, cuando los vagones de metro se llenaron de gente con mascarillas y en los juzgados se sistematizó la decisión de hacer comparecer esposados y con guantes a los detenidos más agresivos.

En general el reto es cómo imponer el interés público en situaciones extremas en un país que hace de la libertad individual una religión y donde todo puede ser objeto de denuncia. En Nueva Orleans el azote del Katrina provocó casos límite en el hospital local. Hubo médicos que hicieron sacrificios sobrehumanos para salvar vidas y que después fueron juzgados bajo la acusación de practicar la eutanasia a enfermos muy graves que no podían ser evacuados pero a los que tampoco se quería dejar atrás padeciendo una atroz agonía. Los médicos fueron exculpados de todos los cargos después de una gran movilización ciudadana a su favor.

http://www.abc.es/20110215/internacional/abci-manual-nueva-york-pesadilla-201102151840.html

Nota: Preparando a los zombis (pueblo) para lo que sea, siempre y cuando sirva para añadir más ingredientes de psicosis a la paranoia colectiva. Y es que la doctrina del shock no permite relajamiento para que el pueblo siempre sepa que el Fuhrer los protege. Ya que no hay nada que temer porque ahí están los campos de concentración de FEMA con sus crematorios listos en caso de que se necesita la internación del pueblo de los EEUU.

¡¡Salid de las ciudades!!, es lo que clama el mensaje del cielo. Porque pronto se convertirán en una ratonera como mismo lo diseño el antiguo faraón, una vez que su pueblo se vendió como esclavo una vez que se quedaron sin dinero. Ahora, algo se traerán entre manos cuando tienen entretenidos a todo el mundo con el sonar de los sables en el medio oriente.

Que el Señor los bendiga.

alas97

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada