Obama, en El Cairo: 'La situación para los palestinos es intolerable'

El presidente de EEUU, Barack Obama, ha afirmado que "debe acabar este ciclo de sospecha y discordia" en las relaciones entre EEUU y el mundo musulmán y ofrece a cambio "un nuevo comienzo" basado en los intereses y el respeto mutuos.

Obama hablaba así en su discurso al mundo musulmán desde la Universidad de El Cairo, en el que aseguró que "en tanto nuestra relación venga definida por nuestras diferencias, potenciaremos a los que cultivan el odio en lugar de la paz, y quienes promueven el conflicto en vez de la cooperación".

"EEUU lleva una verdad independientemente de su origen o su raza. Tenemos que ser conscientes de Dios para decir la verdad. Es lo que he venido a hacer aquí", ha asegurado el presidente de EEUU citando al Corán, libro al que ha aludido en más de una ocasión durante su discurso en El Cairo.

"El islam siempre ha sido una parte de la historia de EEUU (...) Desde su fundación los musulmanes americanos han enriquecido nuestro país". Con ello, ha asegurado que "EEUU no está en guerra con el islam".

"Reconocer a nuestra humanidad común es sólo un principio". En este sentido, ha instado a "actuar de forma audaz en el futuro". En su discurso ha insisitido en la "interdependencia" que guía al mundo y ha puesto de ejemplo cómo un problema en un país puede afectar rápidamente al resto, como se ha visto en la crisis financiera que se ha extendido por le mundo y en la gripe porcina.

"Esto es lo que debemos compartir en este mundo del siglo XXI, es la responsabilidad que tenemos y es difícil", ha afirmado entre los aplausos de un auditorio entregado a las palabras del presidente.

Compartir el progreso
En referencia a la política exterior de la era Bush, Obama ha afirmado: "No debemos ser prisioneros del pasado, el progreso hay que compartirlo". Lo que no significa, según ha explicado el presidente estadounidense, que "ignoremos las fuentes de tensión; al contrario, debemos afrontarlas".

Obama ha asegurado que hará "frente sin descanso" a los extremistas violentos que representen una amenaza grave a nuestra seguridad.

En su esperado discurso en El Cairo, Obama afirmó que lo hará de forma "respetuosa con la soberanía de las naciones y el Estado de Derecho", y en colaboración con las comunidades musulmanas que también se vean amenazadas.

"Nuestros vínculos con los judíos no se pueden romper. En todo el mundo, el pueblo judío ha sido perseguido y no se puede negar lo innegable, es de ignorantes y no lleva a la paz", ha afirmado Obama ante el mundo musulmán.

Sin embargo, también ha afirmado que es "innegable" que el pueblo palestino ha sufrido el dolor y que nunca ha conseguido una vida de paz y que, por tanto, "la situación para los palestinos es "intolerable". Para Obama, los dos pueblos tienen "aspiraciones legítimas", pero no se puede ver el problema desde "un solo lado".

Mensaje a Hamas
También ha lanzado un mensaje a Hamas, al que ha reconocido el apoyo de parte del pueblo palestino, pero al que ha pedido que "asuma sus responsabilidades, acabar con la violencia y reconocer el derecho de Israel".

A la inversa, Obama se ha mostrado contundente: "Es hora de que Israel acabe con los asentamientos palestinos". A este respecto ha dicho que el progreso del pueblo palestino "tiene que ser el camino" para la paz.

Para el presidente de EEUU, la iniciativa de paz entre los dos pueblos fue "el comienzo, pero no el final": "Tiene que ser una causa para la acción".

"América estará con ellos", ha declarado Obama. "Con aquellos que busquen la paz, y diremos en público lo que decimos en privado a palestinos, israelíes y musulmanes (...) Es hora de que actuemos con los que todos sabemos que es verdad, que Israel tiene derecho a quedar y que Palestina tiene derecho a ser un Estado".

Córdoba como ejemplo
Obama ha defendido la necesidad de que exista "libertad religiosa", ya que, según él, es un factor "central" para la convivencia.

En el caso concreto del Islam, ha subrayado que "tiene una orgullosa tradición de tolerancia". "Lo vemos en la historia de Andalucía y Córdoba durante la Inquisición", afirmó, para a continuación lamentar que "algunos musulmanes tienen la tendencia de medir su propia fe por su rechazo de la de los demás".

Para el presidente, EEUU está listo para unirse con los ciudadanos y con los Gobiernos "para que la gente pueda tener una vida mejor".

"Los temas no serán fáciles pero todos tenemos la responsabilidad de unirnos en nombre del mundo que buscamos. Un mundo en el que israelíes y palestinos estén seguros y en su propio Estado; un mundo en que los Gobiernos sirvan a sus ciudadanos y sirvan a los intereses de todos, pero sólo podemos conseguirlo juntos", ha instado.

"Tenemos el poder de conseguir el mundo que queremos pero sólo si tenemos el valor de comenzar de nuevo", ha sido la frase final para un discurso de unidad y llamamiento a la paz ante el mundo musulmán.

El mundo

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada