En duda los beneficios de la aspirina

Contrario a lo que dicen las recomendaciones médicas, las dosis bajas de aspirina no deben utilizarse rutinariamente para prevenir infartos y embolias, afirman investigadores británicos.


La aspirina podría causar sangrado
interno, dice el estudio.

Los científicos de la Universidad de Oxford, Inglaterra, analizaron los datos de más de 100.000 participantes en ensayos clínicos y descubrieron que el riesgo de daños causados por la aspirina es mayor que los beneficios que tiene el fármaco.

Los expertos afirman que aunque la aspirina reduce el riesgo de infartos en personas sin un historial previo de enfermedades vasculares, aumenta el riesgo de sangrado interno.

Sólo se debe recomendar tomar la medicina a los pacientes que ya han sufrido un infarto o embolia, dice el estudio publicado en la revista médica The Lancet.

Recomendaciones

Actualmente expertos de salud en Estados Unidos y Europa recomiendan tomar aspirina a pacientes que no han sufrido un infarto o embolia, pero que tienen alto riesgo de enfermedades cardiovasculares debido a factores como la edad, hipertensión o altos niveles de colesterol.

La estrategia, conocida como prevención primaria, está basada en el resultado de estudios que han analizado la predicción de riesgos y beneficios en la población.

Pero la investigación más reciente ofrece evidencia más clara porque está basada en datos de individuos, dicen los expertos.

Los científicos analizaron los males cardiovasculares (infartos y embolias) y sangrado grave (un efecto potencial de la aspirina) en 95.000 pacientes de bajo riesgo y 17.000 pacientes de alto riesgo que participaron en 22 ensayos clínicos.

Descubrieron que el uso de la aspirina en el grupo de bajo riesgo logró reducir en cerca de 20% los infartos no fatales, pero no encontraron diferencias en el riesgo de embolia o muerte por causas vasculares.

Pero sí encontraron un aumento de cerca de 35% en el riesgo de sangrado interno.

Sin embargo, en los pacientes que ya habían sufrido un infarto o embolia (los de alto riesgo) y tenían posibilidades de sufrir otro evento similar, los beneficios claramente superaban a los efectos adversos, afirman los científicos.

Confusión

Tal como señala el profesor Colin Baigent, de la Unidad de Servicios de Ensayos Clínicos de la Universidad de Oxford, quien dirigió el estudio, la seguridad de los medicamentos es vital cuando se hacen recomendaciones que afectan a decenas de millones de personas sanas.

"No tenemos buena evidencia de que, para la gente sana, los beneficios a largo plazo de la aspirina excedan a los riesgos por un margen apropiado" afirma el investigador.


Los expertos dicen que deben
llevarse a cabo más estudios
para aclarar la confusión.

"Creo que sería muy útil que los grupos que establecen las recomendaciones analicen los datos para dilucidarlo.

"Los resultados de los ensayos clínicos actuales no parecen justificar las recomendaciones generales que aconsejan el uso rutinario de aspirina en todos los individuos sanos sobre un nivel moderado de riesgo de enfermedad coronaria", agrega.

Los expertos afirman que el consumo de la aspirina es un asunto que ha provocado mucha confusión entre médicos y pacientes.

Y muchas personas suelen tomar este medicamento -con o sin la recomendación de su médico- porque es barato y está ampliamente disponible.

Lo que este estudio pone de manifiesto, señalan los expertos, es que la gente no debe tomar aspirina a menos que su médico se lo indique.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada