Una nueva orden militar israelí permitirá deportar a todo palestino de Cisjordania


Una nueva orden militar de Israel permitirá apresar o deportar a todo palestino residente en el territorio ocupado de Cisjordania que no tenga un permiso emitido por las autoridades israelíes, denuncian hoy domingo ONG locales.

La nueva ordenanza entrará en vigor el próximo martes, 20 de Abril, y su redacción es tan general que teóricamente permitirá al Ejército israelí deportar a todos los habitantes palestinos de Cisjordania, afirma la ONG israelí "Hamoked", el Centro para la Defensa del Individuo.

Esta disposición lleva la firma del que fuera responsable de la Comandancia Central, con jurisdicción en Cisjordania, Gadi Shamni.

Hamoked denuncia junto a otras nueve ONG que la disposición militar no ha sido publicitada entre la población palestina como sería deseable, lo que eleva la sospecha de que pese a las serias implicaciones que entraña, las autoridades tratan de hacerla pasar de forma secreta para eludir el debate público o una eventual revisión judicial.

En un escrito, las ONG han exhortado hoy al Ministerio de Defensa a retrasar la entrada en vigor de la ordenanza, que convertirá a todos los residentes de Cisjordania en potenciales criminales que pueden ser apresados hasta siete años o deportados de ese territorio.

Destinada a impedir las infiltraciones en el territorio ocupado, la orden define a todos los residentes palestinos de ese territorio como "infiltrados".

"Las órdenes cambian la definición de infiltrados, y de hecho, se aplican a todo el que se encuentre en Cisjordania y no tenga un permiso israelí, aunque no define qué considera Israel como permiso válido", declaran.

La ONG agregan que a la gran mayoría de los habitantes de Cisjordania, donde residen 2,5 millones de habitantes, nunca se les ha requerido ningún tipo de permiso para residir allí.

Las organizaciones denuncian que la actual política será empleada inicialmente con los palestinos que se encuentran en Cisjordania y que Israel quiere transferir a la franja de Gaza, pese al hecho de que muchos de ellos nacieron en Cisjordania o se asentaron allí de forma legal.
Una nueva orden militar de Israel permitirá apresar o deportar a todo palestino residente en el territorio ocupado de Cisjordania que no tenga un permiso emitido por las autoridades israelíes, denuncian hoy domingo ONG locales.

La nueva ordenanza entrará en vigor el próximo martes y su redacción es tan general que teóricamente permitirá al Ejército israelí deportar a todos los habitantes palestinos de Cisjordania, afirma la ONG israelí "Hamoked", el Centro para la Defensa del Individuo.

Esta disposición lleva la firma del que fuera responsable de la Comandancia Central, con jurisdicción en Cisjordania, Gadi Shamni.

Hamoked denuncia junto a otras nueve ONG que la disposición militar no ha sido publicitada entre la población palestina como sería deseable, lo que eleva la sospecha de que pese a las serias implicaciones que entraña, las autoridades tratan de hacerla pasar de forma secreta para eludir el debate público o una eventual revisión judicial.

En un escrito, las ONG han exhortado hoy al Ministerio de Defensa a retrasar la entrada en vigor de la ordenanza, que convertirá a todos los residentes de Cisjordania en potenciales criminales que pueden ser apresados hasta siete años o deportados de ese territorio.

Destinada a impedir las infiltraciones en el territorio ocupado, la orden define a todos los residentes palestinos de ese territorio como "infiltrados".

"Las órdenes cambian la definición de infiltrados, y de hecho, se aplican a todo el que se encuentre en Cisjordania y no tenga un permiso israelí, aunque no define qué considera Israel como permiso válido", declaran.

La ONG agregan que a la gran mayoría de los habitantes de Cisjordania, donde residen 2,5 millones de habitantes, nunca se les ha requerido ningún tipo de permiso para residir allí.

Las organizaciones denuncian que la actual política será empleada inicialmente con los palestinos que se encuentran en Cisjordania y que Israel quiere transferir a la franja de Gaza, pese al hecho de que muchos de ellos nacieron en Cisjordania o se asentaron allí de forma legal.

También trata de expulsar a extranjeros casados con palestinos de Cisjordania que se encuentran en el exterior, situación que afecta a decenas de miles personas.

"En todo caso, la definición de "infiltrado" expone al individuo a penas de entre tres y siete años de prisión y podría en principio se aplicada a cualquier persona que el Ejército considere, incluidos israelíes e internacionales que estén presentes en Cisjordania", asegura el comunicado.

También trata de expulsar a extranjeros casados con palestinos de Cisjordania que se encuentran en el exterior, situación que afecta a decenas de miles personas.

"En todo caso, la definición de "infiltrado" expone al individuo a penas de entre tres y siete años de prisión y podría en principio se aplicada a cualquier persona que el Ejército considere, incluidos israelíes e internacionales que estén presentes en Cisjordania", asegura el comunicado.
LA RAZÓN.ES

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada