¿Dónde está el Tercer Mundo?


Vivimos, por desgracia, en este pútrido mundo, esclavizados a cambio de "seguridad" y comodidades, sacrificando la familia, el tiempo, la espiritualidad, el medio ambiente, la salud...
¿podemos cambiar eso? La mayoría de nosotros sí.

Vemos a los países del "tercer mundo" y los llamamos así porque no tienen coches, porque no tienen grifos, porque no tienen televisión, ni ordenador. Pero en realidad son "tercermundistas" porque sus gobiernos los oprimen y les roban constantemente, e incluso los niños son explotados laboralmente y les son robadas su ilusión y su infancia.

A pesar de todo ello, en la mayoría de las situaciones, sus familias parecen estar más unidas, su espiritualidad quizás es mayor, apenas causan impacto en el medio ambiente, y aunque son esclavos de su gobierno, aparentemente, su felicidad es más genuina que la nuestra y sus vidas parecen más llenas que las nuestras.

En España se suicidan casi diez personas al día. En Europa, el índice de suicidios casi dobla el de Sudamérica. Mientras que en Lituania hay un 40% y en España un 12,6%, en Perú el índice no llega al 1%. (todo esto en un porcentaje por cada 100.000 habitantes).

Cuando se acerque el día de Jehová, ellos no tendrán nada que les aferre a esta tierra y quizás estén dispuestos a dejarlo todo incluso la vida por la salvación.

Pero incluso ahora, si ellos lo perdieran todo no perderían tanto como nosotros.

¿estamos preparados para que el humo de un volcán nos arruine?, ¿estamos preparados para que un terremoto destruya todo por lo que hemos trabajado durante toda nuestra vida, descuidando las cosas importantes?, ¿estamos preparados para que el Sol fulmine todo el sistema electrico y no nos funcione ni el frigorífico, ni la vitrocerámica, ni la TV, ni internet?

¿Estamos seguros de que lo nuestro es el Primer Mundo?

Que Dios nos ayude a vivir genuinamente sin tantas falsas necesidades, y sobretodo nos guíe para que seamos capaces de prescindir de ellas si eso es necesario.  

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada