¿Por qué nos necesitan indignados?

Te necesitan indignado (incluso indignado contra los indignados) para que reacciones; para que actúes; para que te levantes del sillón y seas tú el que, como un héroe moderno, perfeccione el sistema; el que introduzca los cambios y ajustes necesarios; el que, como un nuevo “Neo”, revolucione “Matrix”. Todo con el objetivo de hacerte sentir parte y autor; con el objetivo de vincularte aún más, de engancharte, de impedir que te alejes.

Te necesitan indignado para que sigas jugando a su milenario juego; necesitan tu ira y tu deseo de venganza para que nunca te separes de ellos; para que seas tú mismo quien mantenga vivas todas sus estructuras y superestructuras; para que, después de que todo cambie, todo siga como está. Y cuanto mayor sea tu grado de indignación, cuanto peor concepto tengas de ellos, cuanto más les odies y más profunda sea tu rabia, mucho mejor para sus propósitos. Con tal fin, ellos mismos (por mucho que te engañes pensando que has sido tú quien lo hizo), ellos mismos, decía, serán los que te rebelen lo “malos” que pueden llegar a ser.

Indignados, aceptadlo, vosotros sois los nuevos miserables que ellos necesitan para dejar atrás el Antiguo Orden y dar paso al Nuevo; sois el caos necesario (0) para devolver todo al orden (1) que ellos desean; la imprescindible ruptura del círculo que asegure la perpetuación de su sistema. Cuando todo termine, volveréis a estar donde siempre estuvisteis: en la base de su sistema social jerarquizado, llámese éste liberal o autoritario; progresista o conservador; democracia o ciberdemocracia. Seguiréis siendo los productores que los sabios necesitan para que su República funcione como lleva haciéndolo desde hace siglos. Habréis sido vosotros y vuestro miedo a la libertad; vuestra incapacidad para vivir fuera del rebaño y sin pastores, los artífices de este nuevo paso, de esta nueva revolucionarización de vuestra condición de siervos.

¡Enhorabuena, por fin lograréis que la cárcel acabe teniendo los barrotes de oro! Seguirán siendo barrotes, pero de oro al fin y al cabo. Quizás eso sea lo que realmente queríais; acaso ésta sea la razón por la que el color principal de las banderas que enarboláis sea el amarillo y no otro; quizás este sea el verdadero motivo por el que queréis tomar las calles de su macrocárcel y no las riendas de vuestra vida; acaso por eso aspiráis a tener futuro, mientras despreciáis el presente.

Fuente : Antimperialista

Nota dezpierta: Como he dicho en otras ocasiones. Estos movimientos populares y sindicales son precisamente lo que la élite necesita para instaurar su nuevo orden mundial. Si estás dispuesto a vender tu vida y tus principios por dinero, este nuevo orden te vendrá bien. Si, por el contrario, prefieres ser honesto contigo mismo y con la verdad, entonces no luches contra ellos, aléjate de sus innecesarios artículos de bienestar y sé autosuficiente, abraza la verdad (que es Jesús) y espera, porque tu redención está muy cerca.

Que Dios os bendiga.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada