Argentina, se queda sin dinero físico

El miedo a un nuevo corralito se cierne sobre los ciudadanos argentinos que llevan meses sufriendo la escasez de moneda en el país.

Con una inflación del 10,9% en 2010 (según el gobierno) es evidente que el billete de 100 pesos, máximo emitido y equivalente a unos 20 euros, empiece a escasear. Si ya el año pasado la escasez de monedas llevó a los comercios a devolver el cambio en golosinas… ahora el problema se traslada a los billetes.

Los bancos también carecen de billetes para hacer frente a la demanda de la población, y ante el miedo a que un ataque de histeria cree un nuevo corralito, ha decidido limitar el número de cajeros operativos. Largas colas, indignación de la población, pero una forma efectiva de limitar el flujo de salida de billetes.

El Gobierno Argentino no controla la situación. Ha tenido que pedir a Brasil que les imprima 5.000 millones de pesos en billetes, los cuales todavía no han llegado y que parece ser se critica la calidad de su emisión (el gobierno lo niega).

La falta de billetes, que se está sufriendo desde las pasadas navidades, ha paralizado el pago de aguinaldos y pagas extraordinarias e incluso, en casos como los del ferrocarril, se han visto obligados a no cobrar a los pasajeros ante la imposibilidad de devolver el cambio.

Sobrepasado por el control de la inflación, que seguramente sea bastante mayor a la admitida por el propio gobierno, se han centrado en incentivar el uso del pago con tarjeta. El Banco Central de la República Argentina (BCRA), dirigido por Mercedes Marcó, quiere obligar a todos los comercios a aceptar el pago con tarjeta de crédito y de débito. Otra opción interesante sería emitir billetes más grandes, pero el gobierno no está por reconocer problemas de inflación (que son obvios).

El pago con tarjetas es más cómodo y nos ahorra bastante tiempo y dinero (no así al comercio, que es quien paga las comisiones de nuestros pagos con tarjeta). En el caso particular de España contamos con variedad de tarjetas con descuento en compras que nos ayudaría a contrarrestar la inflación, aunque si tuviéramos la misma que Argentina… ni con tarjeta.

Fuente


Nota dezpierta: Dificultad para obtener dinero físico y anónimo y facilidad para comerciar con dinero digital, o crédito, totalmente rastreable y nada anónimo.

Pronto comenzará a cumplirse las profecías finales.

Que Dios os bendiga.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada