Eclipse lunar, solsticio y alineación con el centro de la galaxia

Además del eclipse total de luna y el solsticio, este 21 de diciembre se conjuga una alineación con el centro de la galaxia y una lluvia de estrellas, así como una serie de factores astrológicos que elevan el significado cósmico de esta ya de suyo ominosa fecha.


La sincronización de los eventos astronómicos con los los supuestos eventos astrológicos de este 21 de diciembre de 2010, a dos años del fin del calendario maya y la esperada fecha del solsticio del 2012, hace que este día sea uno de los más significativos para los supersticiosos en los últimos tiempos, y según ellos ,posiblemente el fin de un ciclo y el portador de una nueva luz. Lo que si es científico, o al menos eso dicen, es que hoy tendremos eclipse total de luna, lluvia de estrellas de las ursidas y alineación con el centro de la galaxia. Una ominosa configuración planetaria y una poderosa narrativa simbólica para potenciar la imaginación.

Según los agoreros, adivinos y brujos tenemos la doble representación de la muerte y el renacimiento con el eclipse total de la luna y el solsticio de invierno. Tradicionalmente la imagen de un eclipse conjura a un dragón (Satanás), el símbolo por excelencia del conocimiento, ya que es como un dragón que devora a la luna o al sol, o porque el dragón es asesinado por un astro

En la astrología védica, Rahu y Ketu, nagas (serpientes), se asocian con los nodos norte y sur de la luna (la cabeza y la cola del dragón). También esta imagen de Rahu y Ketu recuerda al Ourboros, la serpiente que se muerde la cola, algo que en la alquimia, al igual que en el viaje del héroe matar al dragíon, simboliza completar la Gran Obra u Opus Magnum, una especie renacimiento espiritual.

El sol de forma similar atraviesa su proceso anual de fénix, en el día más oscuro en 456 años. El solsticio simboliza la muerte de la luz para el renacimiento; una fecha que es la navidad original: Cristo simbolizando al sol que muere para renacer.- ¡¡¡Por favor: Jesús, el Dios Creador, simbolizando al sol!!!!- Después de esta fecha los días empiezan a tener más luz hasta llegar al solsticio de verano en máximo esplendor.

Esto se conecta con el hecho de que la luna esté en Geminis y el sol en Sagitario, ambos signos asociados con el conocimiento, con el pensamiento y la filosofía (Geminis con la información y Sagitario con la verdad). En este sentido podemos ver quizás que el eclipse es el heraldo de un nuevo ciclo gnóstico. El cambio de piel de la serpiente mental.

Mercurio en retrógrado rige a la Luna en el ultimo grado de Geminis, alineándose con el el centro de la galaxia en el exacto momento del Eclipse, con el sol habiendo cruzado el centro de la galaxia en Sagitario poco antes.

Generalmente se asocia a Mercurio retrógrada con retrasos en los viajes y los problemas en las telecomunicaciones algo que ciertamente ha sucedio en estos días particularmente en Europa.

El sol también se encuentra en el grado 29, el ultimo de Sagitario, antes de entrar a Capricornio.

Por otra parte uno de nuestros lectores, David Carvajal, nos comparte la multiaparición del número 6, si sumamos los números del eclipse de forma cabalista:

“Se han dado cuenta del detalle numerologico: 21/12 = 6 1:32 hora de este de EU = 6 3:30 horas de duracion = 6 no pasa desde 1554 = 6 ...y hace 456 años = 6 Curioso no? el seis es el num del ajuste y la armonia”.

Otros verán en esto el 666 de las Revelaciones de San Juan, el número de la bestia aunque bien podría ser una mera coincidencia.

Uno de los factores que se cita como determinantes en esta cita cósmica, particularmente por John Mayor Jenkins, es la alineación del sol con el centro de la galaxia el 21 de diciembre del 2012, un fenómeno que representa el viaje al inframundo, el juego de pelota, y el renacimiento (es decir un fenómeno simbólico y no un efecto físico per se). Esta alineación en cierta medida también se presenta hoy ¿pero más allá de una narrativa cosmogónica, de una poderosa metáfora, qué efecto tendrá?

Noticia comentada, resaltada y acortada de: PijamaSurf

Nota dezpierta: No cabe decir que considero toda esta clase de supersticiones una auténtica barbaridad, sino que además creo que es un atentado contra Dios.

Los acontecimientos que se dan en el universo, al contrario de lo que dicen algunos servidores de Satanás, léase brujos o charlatanes, no determinan el destino de las personas. La astrología es una patraña demoniaca que Dios, en la Biblia, condena con determinación.

"Porque estas naciones que vas a heredar, a agoreros y a adivinos oyen; mas a ti no te ha permitido esto Jehová tu Dios". (Deuteronomio 18:14)

"Asimismo destruiré de tu mano las hechicerías, y no se hallarán en ti agoreros". (Miqueas 5:12)

"No os volváis a los encantadores ni a los adivinos; no los consultéis, contaminándoos con ellos. Yo Jehová vuestro Dios". (Levítico 19:31)

No obstante, a pesar de que todas esas hechicerías y supersticiones no afectarían a una persona que decide no creer en ellas o no "jugar" con ellas, por el contrario, podrían llegar a afectar a una persona que decide entrar en ese tipo de juegos peligrosos y satánicos. Al igual que se estaría a salvo de fenómenos paranormales si se decidiera no "jugar" a contactar con el más allá, como por ejemplo con la Ouija.

¿Puede suceder algo espiritual dadas las condiciones atmosféricas, cósmicas o astrales? La respuesta es NO.

Satanás está esperando su momento para aparecer en escena y puede elegir cualquier momento para hacerlo, podría elegir perfectamente un solsticio o un eclipse, pero no es de esa aparición de la que hablan públicamente brujos y adivinos.

Las fuerzas del mal, actúan constantemente tratando de arrancar lo poco que queda de la conexión entre el ser humano y su Creador, eso está claro. Pero los acontecimientos astronómicos descritos en la noticia, no son determinantes para que ocurra nada espiritual sino que pueden ser aprovechados por los satanistas para realizar rituales y brujerías que supuestamente tendrían mayor efectividad debido esas posiciónes astronómicas.

Y al igual que los elitistas aprovecharon el 11-9 para efectuar uno de los mayores sacrificios rituales de la historia en el World Trade Center, aprovechando este eclipse podrían hacer algo que les ayudara a avanzar más en sus planes de Gobernación Global y satanización religiosa mundial.

Otra cosa muy distinta es que las fuerzas del sol, los planetas y el centro de la galaxia influyan de una u otra manera en las condiciones de nuestro decrépito planeta y se puedan provocar terremotos, huracanes, tifones, erupciones, olas de calor, de frio o nos quedemos como estamos. Eso lo sabremos cuando ocurra.

Por tanto, ¿estamos en un momento decisivo para el cambio espiritual? Si, siempre es un buen momento para cambiar, y ese cambio no viene determinado por el cosmos sino por nuestra relación de dependencia y de amor hacia Jesús.

Pero debemos ser conscientes de los importantes momentos que estamos viviendo, somos protagonistas del ocaso de la historia de la humanidad. La Tierra se convulsiona, no por el cambio climático producido por el CO2, sino por el egoismo y la maldad del ser humano que nos lleva a desertizar selvas, a verter tóxicos a los mares, a contaminar por comodidad y a asesinar animales por simple diversión. Jesús nos avisó de que el principio del fin llegaría cuando el planeta estuviera en esta situación y, amigos, la profecía se está cumpliendo.

Si analizamos la Biblia, no existe una sola profecía que haya fallado, existen unas pocas aún no cumplidas, pero la Palabra de Dios no falla y todas terminarán por cumplirse. Y el final está escrito. Sólo existen dos caminos: Aceptar a Jesús y vivir, o rechazar el regalo gratuito de la salvación y desaparecer.

Pudiera parecer que Dios es severo debido a que sólo nos deja una opción buena, pero debemos ser conscientes de que esta situación no es del gusto de Dios, el tuvo que mandar a su Hijo a morir para pagar nuestra culpa, nos dió una salida cuando nuestra recompensa había sido establecida: la desparición total.

La Ley de Dios es perfecta y lo es tanto, que ni siquiera Él mismo la incumpliría jamás. Eso es lo que pretendía Lucifer cuando se enfrentó a Dios y lo acusó de injusto y dictador.

Cuando el ser humano estaba perdido y su condena estaba ya determinada por su desobediencia y por apartarse de la fuente de vida por decisión propia, Dios, en su misericordia, presentó un plan perfecto para ofrecer una alternativa al final previsto, aunque eso le costaría la muerte de Jesucristo.

¿De verdad estás dispuesto a rechazar la única alternativa?

Que Dios te bendiga.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada