La Droga electrónica

Descubre cuál es actualmente la peor droga de todas, la más dañina, la que no te cuentan los médicos, ni los medios de comunicación, ni los científicos, la que te ocultan las autoridades. Ve este video y responde a la siguiente pregunta ¿serías capaz de pasar si quiera 1 semana sin tu droga? Inténtalo, a ver si puedes, mejor no apuestes…



Visto en el blog "teatrevesadespertar".

Nota dezpierta: Muchos de nosotros estamos tratando de escapar a la manipulación sistemática de los gobiernos del Mundo, sabemos que nos mienten constantemente, nos manipulan, nos roban y hasta nos matan, pero la mayoría de nosotros somos incapaces de prescindir de la droga más dañina de todas, la que tal vez no daña tu cuerpo como lo hacen otras pero daña tu mente y deforma tu percepción del mundo. Tengamos en cuenta que esta droga promete placer y satisfacción a cambio de dejar tu mente en blanco para ser llenada de ficción, sexo y mentiras.

Pero lo más peligroso es que te vende un mundo vacío de moral y sin Dios. En la televisión, Jesús, que independientemente de su condición divina, entregó luz al mundo como nadie y guió a muchos por el camino del amor y del perdón, es tratado con desprecio y las pocas veces en las que se habla de Él, es para hacer mofa (véase Los Simpons, Padre de Familia, Southpark,...).

La Biblia nos dice en Apocalípsis 18: "Porque todas las naciones han bebido del vino del furor de su fornicación; y los reyes de la tierra han fornicado con ella, y los mercaderes de la tierra se han enriquecido de la potencia de sus deleites. 4 Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas; 5 porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades".

No importa donde vivas, si lo haces en pleno centro de Nueva York o en una zona rural a las afueras de Gijón (Asturias), si quieres salir de Babilonia, debes dejar tu televisión atrás. Por medio de ella eres manipulado, controlado, atemorizado y domesticado.

Y si no lo crees, prueba a desconectarte de ella, a ver cuanto tiempo aguantas. Posiblemente empieces con fuerzas, pero a las horas o los días, comenzarás a justificarte (como lo hago yo) diciendo: "Sólo voy a ver las noticias o sólo voy a ver mi serie favorita, con esto no me manipulan". Bueno, si quieres seguir engañándote a ti mismo (como yo hago), hazlo, pero seguirás siendo un adicto a la droga de mejor acceso, más barata y más consumida que existe.

Esto no es un llamado a tirar la televisión por la ventana, es un toque de atención importante, que puede ayudarnos a darnos cuenta de lo adictos que somos al sistema de Babilonia.

Si queremos ser salvos, si queremos escapar del engaño del Enemigo, debemos dejar de ser adictos al mundo (y yo el primero).


Que Dios os bendiga.

1 comentarios:

Fernanda TC dijo...

Muy Intereante

Publicar un comentario en la entrada