LA JUSTICIA SOCIAL , DIGNIDAD DEL TRABAJO Y DESCANSO DOMINICAL

Publicada una guía de colaboración entre instituciones religiosas y la OIT


ROMA, domingo 29 enero 2012 (ZENIT.org).- La dignidad del trabajo y de los trabajadores como un valor común de las diferentes tradiciones religiosas. Este es el tema entorno al cual gira el análisis sobre la crisis económica y social que atraviesa a gran parte del mundo, y que aborda la guía titulada “Convergencia: Trabajo digno y justicia social en las tradiciones religiosas”.

El texto de la guía “Convergencia: Trabajo digno y justicia social en las tradiciones religiosas” es el fruto de una colaboración sobre la justicia social que diversas comunidades religiosas están llevando a cabo junto a la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la agencia de la ONU encargada de promover el trabajo digno y productivo en condiciones de libertad, igualdad, seguridad y dignidad humana de los hombres y mujeres. En particular, la OIT busca garantizar que las normas del trabajo sean respetadas tanto en los principios como en la práctica, informaba el diario vaticano L'Osservatore Romano el 27 de enero.

La guía --que se enriquece con las contribuciones del Pontificio Consejo Justicia y Paz, del Consejo Mundial de Iglesias y de la Organización Islámica para la Educación, la Ciencia y la Cultura--, se ha presentado recientemente con ocasión de la difusión del informe anual de la OIT que pone de manifiesto la gravedad de la situación del empleo y el creciente malestar social.

...

La guía explora y profundiza en los conceptos de solidaridad y de seguridad ya expresados en la Agenda para un Trabajo Digno (Decent Work Agenda)promovida por la OIT (la Agenda para un Trabajo Digno es el programa creado por representantes de los gobiernos, del mundo del trabajo y de los negocios, para sentar las bases de un marco más justo y más estable en el desarrollo global), reconociendo la importancia de las contribuciones concretas y de los compromisos de las comunidades cristiana, judía, musulmana y budista en la afirmación de la justicia social, la dignidad en el trabajo y los derechos.

La iniciativa, explicó Juan Somavia, director General de la OIT, representa "una primera etapa en un camino común que dará paso a la aparición de una nueva era de justicia social, basada sobre nuestros valores comunes. La espiritualidad y los valores son esenciales para la búsqueda de una globalización justa".

Por su parte, las comunidades religiosas, como se lee en la introducción del texto, comparten "la preocupación común de los fieles: para ellos, el trabajo está en el centro de toda vida humana". Un trabajo digno, señalan, "realizado en el respeto de la dignidad humana y de la seguridad de los trabajadores, ayuda a garantizar una vida digna para las familias y sus hijos. Y por lo tanto, para el beneficio de todos y de toda la sociedad".

El desarrollo de la guía implicó una serie de reuniones entre líderes religiosos y representantes de la Organización Internacional del Trabajo en varias ciudades, incluyendo Ginebra, sede del Consejo Mundial de las Iglesias (CMI). La adhesión del CMI es parte de un programa de justicia social anunciado en la IX Asamblea General que se celebró en Brasil en 2009.

En un comunicado de la organización ecuménica, se destaca la fructífera colaboración con la OIT. "Cuando nos reunimos en 2010 con el secretario general del CMI, Olav Fykse Tveit, --dijo Somavia--, ambos consideramosque nuestras organizaciones deben comprometerse en un camino común, basado en la convicción y la conciencia de que la paz, la justicia social y el mundo del trabajo están relacionados entre sí". Como cristianos, añade el secretario general del Consejo Mundial de las Iglesias, "consideramos que el trabajo se nos ha dado como un modo de desarrollar nuestros talentos y promover el bien común". Hay que destacar que "el trabajo también contribuye a la afirmación de la justicia y de la paz."

Traducido del italiano por José Antonio Varela

Noticia completa: Zenit.org

Nota dezpierta: Ya es demasiado habitual encontrar las palabras "bien común", "camino común" en las declaraciones realizadas por aquellos que pretenden erigirse como los dirigentes morales del nuevo orden mundial.

Y es que como ya hemos avanzado muchas veces, no existirá un nuevo orden mundial pleno si no existe una religión mundial, que englobe al resto, siempre y cuando todas hayan estado dispuestas a ceder en pro del bien común.

Y no podían ser otras las organizaciones enc
argadas de montar, de construir las políticas laborales de este nuevo sistema totalitario global que la OIT (brazo de la ONU) y del Pontificio Consejo Justicia y Paz, del Consejo Mundial de Iglesias y de la Organización Islámica para la Educación, la Ciencia y la Cultura. Es decir la ONU y la iglesia católica, una organización ecuménica (católica también) y una islámica (para no parecer intolerantes).

Y es que la justicia social pasa por establecer unas normas laborales igualitarias para todos, que a su vez respeten las tradiciones. Y ¿cuál es la religión occidental mayoritaria? El catolicismo y ¿qué religión occidental hace más hincapié en las tradiciones? el catolicismo también.

Y es que es necesario para alcanzar el bien común y el bienestar social que el trabajo, que según el artículo, es el centro de la vida, considere y respete las tradiciones porque ellas son
el camino común que dará paso a la aparición de una nueva era de justicia social, basada sobre nuestros valores comunes. La espiritualidad y los valores son esenciales para la búsqueda de una globalización justa".

Es decir, que hemos llegado hasta aquí gracias a las tradiciones (católicas) y que nos sumimos
en el caos precisamente porque perdemos de vista esos valores comunes con los que creamos la sociedad actual.

Resumiendo, si no queremos desaparecer como civilización, debemos aplicar el sistema que funcionó durante más de 15 siglos: el catolicismo.

¿Preparados para el cuarto reich?

Que Dios nos ayude a resistir las consecuencias de negarnos a claudicar ante las mentiras del NOM.

3 comentarios:

alas97 dijo...

Esta alianza hay que mantenerla atentamente vigilada, "ICR-OIT", es una mezcla explosiva que tiende a redirigir los pasos de la globalización hacia la teocracia mundial a través de los instituciones supranacionales.

Ya todo esta encaminado hacia las escenas finales, y estos son los delineadores y señalizadores que nos marcan el camino hacia donde todo esto confluye.

Mantengámonos firmes en el Señor.

alas97

Fruto do Espírito dijo...

Hermoso mensaje!

Conoce a tu blog mi corazón muy contento.
Dejo la invitación para que visite, si como parte del árbol que está dando sus frutos cada día.

Queridos hermanos y darles la bienvenida a mi espacio es una bendición que sólo el autor y consumador de nuestra fe pueden ofrecer.
Somos parte del Cuerpo de Cristo, y cada uno con diferentes funciones. El más glorioso es que pronto estaremos cara a cara con nuestro Dios.

Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.
I Tesalonicenses 5. 23

El fruto del Espíritu en el blog gracias por el amor a través de sus visitas y comentarios.

http://frutodoespirito9.blogspot.com/

En Cristo siempre,

***Lucy***

PS Ver también: http://discipulodecristo7.blogspot.com/
Deja tu comentario ...

aurea dijo...

Realmente estamos chegando num momento crucial da história cristã.Cada dia que se passa ficará mais dificíl ,será tudo ou nada !!!Que o ETERNO nos ajude a permanecermos fiéis a ele ,e nos segure em suas maõs poderosas !!!Shalom .

Publicar un comentario en la entrada