EL DEPRAVADO Y HOMICIDA PAPADO CATOLICO

La historia marca claramente que el papado católico cayó en un envilecimiento moral y en una degradación ética en los años que conformaron la edad media.

Quienes buscaban pertenecer a la iglesia apóstata romanista, o quienes ya trabajaban en sus oscuros y satánicos garitos religiosos, lo único que les importaba era el hacerse de cargos importantes para tener respaldo económico, político, y mucho prestigio social.

La que se conoce como la “sucesión apostólica” y la grotescamente llamada “infalibilidad papal” ciertamente han dejado mucho que desear como doctrinas católicas, porque algunos de los que fueron elegidos como “sumos pontífices” jamás dieron la talla para que recibiesen títulos como el de “santos y representantes de Dios en la tierra”.

Etiquetarlos como «mediocres espirtuales», sería lo bastante “honroso” para ellos. Es conocido que entre los años de 1045 y 1047 después de Cristo, tres papas combatieron entre sí en cruentas y sanguinarias luchas por la supremacía papal; muy lejos estuvieron de mostrar el verdadero amor de Dios, sino tan sólo codicia, muerte, depravación, y egoísmo puro.

Para los que no están enterados y que han creído que los papas han sido hombres “santos” y ejemplares “cabezas cristianas”, les presentaremos evidencia fidedigna que los delata como personas de una conducta reprobalbe y corrupta, homicida ante los ojos del mundo, y principalmente, ante los de Dios.

Comencemos:

El papa Sergio II, que gobernó entre los años 904 y 911 después de Cristo, se hizo del poder papal a través del homicidio. Tuvo relaciones amorosas con una prostitua de nombre Marozia que le dio hijos ilícitos. Sergio II gobernó corrompido durante un tiempo de siete años, y junto a él, Marozia en entera depravación sexual y en lucro y pompa desmedibles.

Juan XII, nieto de la prostituta Marozia, subió a la silla papal siendo el año 955 después de Cristo. Su conducta fue tan degradada y viciada que los cardenales no tuvieron más remedio que presentar legal oficio en su contra. Pocos lo soportaban ya. Ante el ataque, les advirtió “excomulgarlos” a todos en definitiva. Fue acusado de haber incendiado edificios y de celebrar un brindis para Satanás. También se le acusó de solicitar ayuda a los demonios. Fue tan depravado y sensual que no le ofreció el menor respeto a mujer casada, viuda o soltera. El palacio Laterano terminó convertido a causa de sus lujuriosos desesos en un sucio burdel público. Fue asesinado por un esposo indignado cuando lo halló fornicando sosegadamente con su mujer.

Otro de esos papas fue Bonifacio VII (984-985 después de Cristo). Este papa pudo sostenerse en su reinado eclesiástico gracias a las elevadas sumas de dinero que habia sutraído ilegalmente. Bonifacio fue conocido como un consumado y vil asesino. Se sabe que Bonifacio envenenó al papa Juan XIV. Luego de haberlo matado, dejó que una turbamulta arramblara el cuerpo hasta dejarlo como un sangriento y amorfo bulto. Antes que los perros de la calle devoraran aquel despojo cadavérico, unos sacerdotes lo sepultaron encubiertamente. Bonifacio hizo estrangular además al papa Benedicto VI.

Benedicto VIII (1011-1024), obtuvo con extorsión el trono papal. El papa que lo sucedió, Juan XIX (1024-1033), compró también de manera ilegal el título papal. Benedicto IX (1033-1045), fue puesto como papa con tan sólo doce años. La familia de jóven papa se encargó de comprale el cetro máximo del catolicismo con altas cantidades de dinero. Con el paso del tiempo, este papa que vivió en un entorno de maldad, terminó cosumando horrendos asesinatos y desvergonzados adulterios a toda hora. Su iniquidad excedió tanto que fue exiliado sin arrepentimientos de la ciudad de Roma.

No pocos papas fueron homicidas. De todos éstos, el que no tuvo rival como asesino, fue Inocencio III (1194-1216 después de Cristo). Este papa in-humano asesinó, según los anales de la historia, a casi un millón de seres humanos a los que consideró como herejes. Fue el primero en promover la terrible maquinaria genocida denominada “la Santa Inquisición” y que durante más de cinco siglos martirizó hasta desprenderles la vida a miles y miles de inocentes con el fin de conservar el poder y las riquezas, para deshacerse cruel e injustamente de los buenos hombres que eran un estorbo en sus malévolos y fanáticos planes de conquista.

El papa Bonifacio VIII (1294-1303 después de Cristo), llevó a cabo el ejercicio infame de la brujería; se confesó ateo y dijo que Cristo era un “hipócrita” y “mentiroso”. Rechazó la vida venidera prometida por Dios a sus fieles, fue un asesino de primera categoría y un degenerado sexual notable. Su desviado concepto del bien y del mal lo llevó a declarar que el placer carnal entre mujeres y niños no era “más pecaminoso que frotarse las manos”. Bonifacio VIII fue el autor de la “Bula Unam Sanctum”, donde escribió con gran atrevimiento, a pesar de su conducta indecorosa y pervertida, que la “iglesia católica es solamente la verdadera y que fuera de ella no es posible la salvación”. Cuando Dante Alighieri visitó la ciudad de Roma, se refirió al Vaticano como “un alcantarillado de corrupción”, "colocó" a Bonifacio, a Nicolás III y a Clemente V, también estos dos últimos papas de Roma, en “las profundidades del infierno”.

Juan XXII (1410-1415), fue llevado al Concilio a causa de conducta pervertida. Treinta y siete testigos, entre los que se encontraban obispos y sacerdotes, lo acusaron de adulterio, incesto, de robo, y asesinato. Se le comprobó que había violado a unas trescientas monjas. Se supo que en Bolonia tenía un gineceo de por lo menos doscientas jovencitas a las que violaba en contra de su voluntad y con enorme vileza. Se le contó a estepapa un total de cincuenta y tres crimenes terribles, y antes de que la condena le fuera impuesta, emprendió presta y no muy valiente huída que digamos. Entre estos cincuenta y tres crimenes está el haber realizado actos de depravación con la esposa de su hermano, haber consumado incesto con las enlclaustradas monjas, haber violado a mujeres vírgenes. Fue denunciado en el Concilio por adulterio y por perversiones sexuales de calibres indecibles.

El papa Pío II (1458-1464 después de Cristo), fue el ardiente y biológico autor de muchos vástagos que no reconoció como legítimos. Enseñaba a los jóvenes procazmente las maneras de seducir a las mujeres. Su sucesor, Pablo II (1464-1471 después de Cristo), que parece que aprendió mucho de sus indecentes métodos, poseía una habitación repleta de doncellas cual haren de marajá. La tiara que este papa usaba estaba tan atiborrada de joyas que se asegura que su valor era mucho más elevado que el de un lujoso palacio.

Sixto IV (1471-1484 después de Cristo). Engendró hijos con un mujer de mala fama de nombre Teresa y que fueron hechos convenientemente cardenales. Enriqueció sus familiares a expensas del papado. Ocho de sus sobrinos fueron hechos cardenales, a pesar de que algunos era niños todavía.

Inocencio VIII (1484-1942) tuvo dieciséis hijos con diversas mujeres. Vendió los oficios del clero en altas sumas de dinero, y se dijo que permitió corridas de toros en la plaza de San Pedro.

Rodrigo Borgia, que se autonombró Alejandro VI (1492-1503 después de Cristo). Obtuvo el papado, como otros, por medio del chantaje. Tuvo relaciones sexuales ilíctas con una mujer llamada Vanozza dei Catanei, posteriormente, con su hija Rosa. Con ésta engendró cinco hijos. Nombró a uno de sus hijos, inestable en su carácter y de costumbres bajas, arzobispo de Valencia. Rodrigo Borgia llevó una vida de incesto con dos de sus “queridas” hermanas, y por si fuera poco con una de sus hijas además. Fue padre y amante de su hija Lucrecia de la que concibió un hijo. El 31 de octubre de 1501 llevó a cabo una orgía sexual la cual no ha tenido comparación con otras en la historia de la humanidad.
No es posible que estos hombres puedan ser llamados “represtantes santos de Dios en la tierra”, “vicarios de Cristo”, o “sus santidades infalibles. Es hora que muchos conozcan esta asombrosa verdad. El Señor no dio ejemplo de semejantes actos bestialmente carnales y deformados. Dios en su Palabra, condena con severo juicio quienes los practican.

En estos tiempos en que la maldad ha aumentado en sus diversas facetas, las demandas jurídicas no se dan a basto en muchos países en contra de los sacerdotes católicos que han sido acusado de pederastas y violadores compobados, pero que la misma babilónica e idólatra iglesia católica ha tratado de encubrir y proteger para no perder adeptos, crédito y riquezas. Esto lo empeora el hecho de que la iglesia católica se ha manifestado al mundo como “la única y verdadera iglesia en la que alguien pude salvarse”.

Cristo aludió que por los «frutos» dados llegaríamos a conocer a las personas (Mt. 7:16), y los “frutos” que los individuos pertenecientes a la iglesia han mostrado no son de ningún modo de santidad y de obediencia a Dios, sino de sujeción diabólica, de mentira, de engaño, de herejía, de lujuria, de ambición y de asesinatos premeditados.

«¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios» (1 Co. 6:9-10).

Datos históricos obtenidos de:

«¿Cuál Camino?». Luisa Jeter de Walker.

«Babilonia, Misterio Religioso Antiguo y Moderno». Ralph Woodrow.

Que Dios os bendiga.

4 comentarios:

Martha G. dijo...

Muy interesante todo lo que han escrito, buscaba informacion en otras fuentes y tuve suerte de encontrarlos a ustedes, ha sido una bendicion para mi y y mi trabajo para la iglesia.
Seguire siempre que pueda leyendo tan interesante blog.
Sigan asi que Cristo viene, y mas pronto de lo que pensamos.
Mil Gracias.Dios Les bendiga ricamente,

Martha G.

Dezpierta dijo...

Amén. Es cierto, Cristo viene muy pronto, antes de lo que muchos esperan.
Gracias por tu comentario.

Te animo a que sigas participando en el blog, pero en la nueva dirección:

www.dezpierta.es

Que Dios te bendiga.

Anónimo dijo...

no lo confundás con Sergio III,

german pepe dijo...

No hay que generalizar,decir "el papado" es decir todos los papas, fueron algunos los corruptos, no todos.

Publicar un comentario