Estelas químicas (chemtrails) y condicionamiento mental



En primer lugar debo pedir disculpas por mi prolongada ausencia de casi tres semanas, pero ya se sabe, las vacaciones son para desconectar, meditar sobre todo lo que has vivido y descubierto a lo largo del año y recuperar fuerzas.


Creo que nunca he tratado el tema de las estelas químicas en este blog, además, creo que ya hay suficientes blogs que tratan este tema, y muy bien, por cierto. La verdad es que por muy evidente que sea el asunto, por muchos datos que des, aunque expliques que el vapor de agua que emiten algunos aviones, sólo aparece a determinada altura, temperatura y velocidad, y que desaparece en segundos; la gente es reacia a creer que nos fumigan, a creer que los intereses comerciales y farmacéuticos están por encima de cada una de nuestras insignificantes vidas. 

Así que no hablaré de las estelas químicas en sí, sino de lo que las rodea. Parece que los de arriba, hace poco, se han dado cuenta de que hay determinados grupos de personas que no nos gustan estas estelas o chemtrails, que no nos fiamos de ellas, y han salido al paso de los rumores de fumigación y envenenamiento diciendo que sí, que se ha permitido la expulsión de sustancias a la atmósfera: Obama dijo que fue para luchar contra el cambio climático, y todos nos lo creemos (ironía), y en el Reino Unido se admitió que se había permitido la fumigación de la población con sustancias X, y ¿que hizo la población? Nada.

Nos da igual que nos fumiguen, que nos envenenen con vacunas, que nos den alimentos llenos de toxinas y transgénicos, siempre y cuando nos vayan matando tan lentamente que seamos incapaces de atribuirlo a alguna de las circunstancias anteriores ( y algunas otras más que también son instigadas o permitidas por nuestros gobiernos).


El tema es que el hecho de admitir las estelas químicas y tratar el tema como algo sin importancia y como algo de o más normal del mundo no es, ni más ni menos, que otra argucia de condicionamiento mental para que nos acostumbremos a ellas como a algo normal.

Son multitud de películas, revistas, cómics, videojuegos, etc. los que muestran las estelas químicas con naturalidad y como si formaran parte de nuestros cielos desde siempre. Es, por ejemplo, el caso de la película de Disney (condicionadores mentales totales): Cars.



Pero el último movimiento de condicionamiento mental con respecto ha estelas químicas que yo he observado ha sido cuando probaba uno de los últimos juegos de la consola de Nintendo Wii, que acompaña al último avance tecnológico de la consola. 

Este juego es el Wii Sports Resort, en el que te dan varias posibilidades de juego. Una de ellas, es pilotar un avión, bueno, pues ese avión que tu pilotas, o tu hijo pilota, va soltando una estela química independientemente de la velocidad y  la altura. ¿qué se pretende con esto? Hacernos creer que esa es la condición de cualquier avión y que no hay que preocuparse por ello. Que me digan que esto nos condicionamiento mental. Y al final te das cuenta de que a quien quieren condicionar es a los niños y a los jóvenes que son los futuros ciudadanos.


Por cierto hoy me he levantado con el cielo lleno de estelas químicas, ¿será porque no hay todavía ningún muerto por gripe A en mi ciudad? No sé, ya se verá.

Gracias a Dios que tenemos esperanza y sabemos que estas cosas y peores tienen que pasar, pero el ya ha vencido la batalla y nos ayudará a llegar a la Tierra Prometida, donde viviremos con Él eternamente. Amén.

Que Dios os bendiga.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada